Venom: Let There Be Carnage

Después de encontrar un cuerpo anfitrión en el periodista de investigación Eddie Brock, el simbionte alienígena debe enfrentarse a un nuevo enemigo, Carnage, el alter ego del asesino en serie Cletus Kasady.

Venom: Let There Be Carnage o Venom: Carnage liberado es una película basada en el personaje de Marvel Comics, Venom, producida por Columbia Pictures en asociación con Marvel y Tencent Pictures y distribuida por Sony Pictures Releasing. Es la secuela de Venom (2018), y la segunda película dentro del Universo Spider-Man de Sony. Andy Serkis dirigió la película a partir del guion de Kelly Marcel, contando con los actores Tom Hardy como Eddie Brock / Venom junto con Woody Harrelson como Cletus Kasady / Carnage, Michelle Williams, Reid Scott y Naomie Harris.

En 1996, un joven Cletus Kasady observa impotente cómo su amor, Frances Barrison, que tiene la capacidad de manipular el sonido, es trasladada del Hogar St. Estes para niños no deseados al Instituto Ravencroft. En el camino, ella utiliza sus poderes de grito sónico para escapar y ataca al joven policía Patrick Mulligan. Éste dispara a Barrison en el ojo y sufre una herida en la oreja debido a su grito. Sin que lo sepa Mulligan, que cree que la ha matado, Barrison es llevada a las instalaciones, que están endurecidas contra sus poderes.

En el presente, 18 meses después de la muerte de Carlton Drake, Mulligan, ahora detective, se pone en contacto con Eddie Brock para hablar con Kasady, un asesino en serie que se niega a hablar con nadie más que con Brock. Tras la visita, Venom, el simbionte de Eddie, es capaz de averiguar dónde ha escondido Kasady el cuerpo de las víctimas, lo que da a Brock un gran impulso a su carrera. Después, Brock es contactado por su ex-prometida Anne Weying, quien le dice que ahora está comprometida con el Dr. Dan Lewis, para disgusto de Venom.

Kasady, que fue declarado culpable de sus crímenes y posteriormente condenado a muerte por inyección letal, invita a Brock a la Prisión Estatal de San Quentin, donde Kasady está detenido en el corredor de la muerte, para asistir a su ejecución. Sin embargo, Venom es provocado para atacar a Kasady mediante insultos hacia Brock. Kasady muerde la mano de Brock, ingiriendo una pequeña parte del simbionte.

La ejecución de Kasady fracasa cuando un simbionte rojo emerge y bloquea la inyección, donde momentos después trasforma a Kasady en una criatura simbiótica gigante con tentáculos rojos llamada Carnage. Posteriormente, Kasady y Carnage llegan a una especia de acuerdo entre ambos, donde Carnage le propone que ayudará a Kasady a liberar a Barrison del hospital psiquiátrico Ravencroft, pero a cambio Kasady deberá ayudarlo a eliminar tanto a Brock, como también a su simbionte padre, Venom.

REVIEW:

La segunda entrega del icónico y querido personaje de Marvel Venom avanza sin hacerse esperar. Una historia relativamente clásica de comic que se toma apenas 97 minutos en ser expuesta. La complicidad entre Eddie Brock y Venom se siente mucho más adecuada y natural, llena de momentos cómicos que te sacaran genuinas carcajadas. La irreverencia y poder de Venom se convierte en el mejor elemento, algo que lo trae de vuelta como el querido villano que llegamos a disfrutar y temer por su impulsividad.

Con Tom Hardy en la producción y el guion parece que la historia ha encontrado su camino. Fue el mismo Hardy quien le solicitó al reconocido director Andy Serkis que se hiciera cargo de esta entrega del venomverse, lo describe como «el ajuste perfecto». La película se convierte en un proyecto que está bien llevado, no explota mucho en sus personajes, pero si es avasalladora en su constante acción y «locura».

Skylar Grey – Last One Standing ft. Polo G, Mozzy, & Eminem

Venom: Carnage liberado ya está disponible para ser vista en su versión digital y es importante quedarse hasta la escena poscredito. Es una de las mejores que se hayan visto últimamente.

Venom: Let There Be Carnage
Más divertida que su anterior, una mejora considerable de la franquicia.
3.8