Anatomy of a scandal

Sophie es la esposa de un poderoso político y vive una vida privilegiada, pero todo comienza a desmoronarse cuando sale a la luz un escándalo.

Sarah Vaughan escribió el año 2018 su tercera novela llamada Anatomy of a Scandal, que le permitió alcanzar un gran éxito literario, es un thriller político sobre un ministro del gobierno subalterno acusado de violación. La misma autora ha dicho que usó sus experiencias como reportera política y como estudiante de Oxford para explorar temas como el poder, el privilegio y el consentimiento.

Sus palabras resumen bastante bien el núcleo que mueve la adaptación de Netflix que lanzó el pasado 15 de abril. Con seis episodios y en un formato de miniserie, la producción ha permanecido por semanas dentro de lo más visto de la plataforma, algo que no siempre garantiza una alta calidad para el espectador.

Fuente: Trailer in Spanish

La serie de antología está muy lejos de ser lo que aparenta y esto juega un punto clave en la percepción que se tiene de la historia. Hablar del consentimiento, los privilegios de una elite poderosa y el prejuicio moral es una apuesta bastante arriesgada en tiempos donde las opiniones deben superar el filtro de quienes abogan por ellas. El dilema moral es un excelente elemento para construir un thriller político que es acompañado por aspectos legales característicos de Gran Bretaña.

«Está programado en nosotras que debemos aplacar y apaciguar: doblegar nuestra voluntad a la de los hombres».

Puede resultar engañoso, pero anatomy of a scandal está muy lejos de ser una serie ligera sobre sexo o infidelidades, es mucho más concreta en proponer un cuestionamiento a la forma en que el mundo vive o ha vivido el asunto del poder. Sobresale más la importancia que tiene para nuestros protagonistas el control de sus privilegios y las mentiras que rodean los comportamientos abusivos que los protegen.

Sophie Whitehouse, interpretado por Sienna Miller, conoce bien el mundo político como para pretender sentirse asombrada por sus vicios y exuberancia. Pero su vida comienza a tambalearse cuando su marido James Whitehouse, un político conservador, es acusado de tener un amorío con su colega Olivia Lytton y eventualmente ser el responsable de la violación que ella acusa.

55+ Shocking Netflix ANATOMY OF A SCANDAL Quotes - Guide For Geek Moms
Fuente: Netflix

Y es aquí donde entramos en un juego sobre quién realmente dice la verdad o no. Por medio de flashbacks, la historia nos irá revelando cuáles son los momentos que alimentan las motivaciones de cada relato, mientras que en el presente se lleva a cabo un juicio público polémico y bastante intenso. Por su lado, la abogada de la fiscalía encargada del caso, Kate Woodcroft (Michelle Dockery) busca retratar, en esta exposición, cómo es que la justicia aún no ha podido resolver estos juicios morales y replantea el concepto del consentimiento como un elemento clave.

Lamentablemente, tanto el juego de las memorias olvidadas o la poca interacción que tenemos con el aspecto legal, hace que estos elementos, tanto la de los jóvenes libres universitarios, como la de esta decidida e incisiva abogada, se sientan fríamente caricaturizados. Agregados solo para un giro que no es ni asombroso ni lógico, vuelve a poner sobre el piso un tema que podría ser mejor conversado.

Anatomy of a Scandal' Trailer: Sienna Miller Searches for Truth in Netflix  Courtroom Thriller (Video)
Fuente: Netflix

El creador David E. Kelley descansa más en su perfecto elenco, la buena dirección de SJ Clarkson y esas extrañas transiciones entre episodios más que el grueso de su relato. Por más candente que este parezca no alcanza a ser realmente emocionante y se convierte en un intento de drama político. Por eso es que decimos que Anatomy of a Scandal no es lo que parece o promete ser, porque cuando piensas que se ha decidido por una trama en específico algo aparece y lo termina por acabar.

Vivimos en un país donde violar a tu esposa no se consideraba legalmente violación hasta 1991.

Es una lástima que no hayamos podido tener un enfoque más completo sobre lo que pasaba por la mente de Sophie Whitehouse, una mujer que lentamente rompe su molde, pero que actúa con una *hipócrita* sorpresa. Es difícil llegar a ponerse en su lugar redentor cuando lo primero que entendemos es que es una persona que conoce todo el aspecto del mundo donde se mueve. Y lo que es peor, cuando se pretende que esta esposa afectada se convierta en la heroína de la serie sin hacer absolutamente nada.

Y a pesar de que no saber quién es el verdadero culpable es uno de los aspectos más divertidos de los dramas legales, la verdad detrás de cada situación no alberga ninguna respuesta emocional humana, es solo trama. Termina siendo una serie con un tópico difícil de tratar que fue muy fácil de ver, Demasiado fácil para mi gusto.

Anatomy of a scandal
Se queda corta
La verdad detrás de cada situación no alberga ninguna respuesta emocional humana, es solo trama.
Nota de lectores0 Votos
0
A favor
Buen elenco
Una gran ambientación
Trae temas dificiles de hablar
En contra
Una trama sin mucho contenido
Respuestas muy poco solidas.
7.4
AllEscort