Jurassic World: Dominion

Fuente: El pais

Tiempo después de los sucesos de Fallen Kingdom, los dinosaurios han vuelto a tomar el control en toda la tierra y los humanos tendrán que aprender a convivir con ellos, mientras que un nuevo problema pondrá alta tensión a la situación. Owen Grady y Claire Dearing unirán fuerzas junto con la ayuda del famoso paleontólogo Alan Grant, la doctora Ellie Satler y el Doctor Ian Malcolm para resolverlo.

La esperaba y anunciada como «última entrega del universo cretáceo» llega con una gran carga de acción y un cast de lujo, pero con una muy mala idea. La cinta dirigida por Colin Trevorrow, así como la sexta y final entrega de la franquicia Parque Jurásico y la tercera película de la serie Jurassic World, no logra cautivar en su narrativa poco ingeniosa y comete errores tan evidentes que arruina por completo la experiencia cinematográfica.

Fuente:Sensacine

Han pasado cuatro años desde la destrucción volcánica de la Isla Nublar y el incidente de la mansión Lockwood y los desextintos dinosaurios ahora viven junto a los humanos. Una realidad que se ha vuelto peligrosa tanto para los humanos como para la especie cretácea. Los gobiernos le han dado a Biosyn, compañía de biotecnología que es la copia de InGen, el poder para refugiar a los dinosaurios de todo tipo de ilegalidades, pero por supuesto que Biosyn guarda una agenda propia bastante ambiciosa.

Nos reencontramos con Claire Dearing ( Bryce Dallas Howard), la ex directora de operaciones de Jurassic World, que trabaja para proteger a los dinosaurios de las organizaciones de cría ilegales. Junto a Owen Grady (Chris Pratt) han estado viviendo en una cabaña remota en la montaña para proteger a Maisie Lockwood, la nieta clonada de Sir Benjamin Lockwood. Se sorprenden cuando Blue, el Velociraptor alterado por Owen, llega repentinamente a la cabaña con una cría. Maisie al verse reflejada en ella lo llama «Beta».

Por otro lado, Lewis Dodgson (CEO de Biosyn Corporation) interpretado por Cameron Thor, manda a capturar a Maisie Lockwood y Beta, lo que genera que Owen y Claire den inicio a una incesable misión para rescatarla.

En otro lugar del mundo, una especie extinta de langosta ha reaparecido y amenaza las cosechas y el suministro de alimentos del mundo. La paleobotánica Ellie Sattler ( Laura Dern), ahora divorciada, ha notado cómo las langostas evitan destruir los cultivos producidos por Biosyn, lo que lleva a Ellie a sospechar de la corporación. Se acerca al paleontólogo y ex pareja romántica, Dr. Alan Grant (Sam Neill), quien acepta ayudar a detener las operaciones de Biosyn. Mientras tanto, Claire y Owen con la ayuda de Franklin, que ahora trabajan para la CIA, rastrean a Beta y Maisie a Malta, donde descubren un enorme mercado negro de dinosaurios.

Fuente:Marca

En primer lugar, las cosas buenas. Los dinosaurios continúan siendo magníficos, mezclando las criaturas animatrónicas con el CGI , logran generar algunos momentos de belleza visual. Ver a estas bestias extintas deambular, nadar y volar nunca deja de ser impresionarte, especialmente cuando intentan imitar sus gestos reales y aproximarse a sus sonidos. Es especialmente interesante ver al depredador ápice más grande del mundo en un entorno natural. Además, los fanáticos ávidos de Jurassic apreciarán los muchos easter eggs entregados a lo largo de la narración, ya que la película deja caer una serie de referencias de las entregas anteriores, en particular a la primera.

Ahora, es lamentable que el mayor obstáculo de la película sea su propia historia. La bioingeniería siempre está en el centro de la franquicia, pero el CEO villano en el centro de la trama (otro retroceso a la primera película de la franquicia) es escandalosamente exagerado. Su atuendo, comportamiento y demandas aleatorias están diseñadas para recordar a otro genio, pero simplemente no encajan. Además, los ciudadanos promedio aparentemente están tan distraídos por la mera existencia de dinosaurios entre ellos que no ven los signos obvios de subterfugios.

Luego está la trama secundaria de Maisie que parece estar estrictamente diseñada para crear una razón débil para secuestrarla y construir la acción en torno a su rescate. Además, la necesidad de organizar una pelea de monstruos gigantes se siente como un intento innecesario de emular las imágenes recientes que vimos en Godzilla. El director, Colin Trevorrow, regresa al timón, por lo que los fanáticos pueden notar algunas similitudes con la anterior.

Sin duda, es maravilloso ver a tantos de los actores de los últimos 29 años regresar a sus papeles originales, así como algunas caras nuevas como DeWanda Wise y Mamoudou Athie, que desempeñan papeles importantes en la narrativa, pero todo hubiese sido mucho mejor si el guion hubiese estado a la altura de sus anteriores entregas. #dominion por muchos momentos saca carcajadas de lo ridícula que es.

Fuente: la tercera

Es una lástima, Jurassic World: Dominion ni siquiera tiene una escritura y filmación inteligente, su falta de coherencia incluso opaca la espectacularidad de las especies que descubren los protagonistas a su paso.

A pesar de ser el final de la trilogía, nunca existe la sensación de que alguno de sus personajes esté en peligro legítimo. Los aviones se estrellan, los dinosaurios aparentemente inteligentes atacan y las plagas bíblicas se desarrollan en tiempo real, pero existe la sensación de que todos los involucrados tienen una invitación para el próximo reinicio inevitable de la saga.

Jurassic World: Dominion
Nota de lectores0 Votos
0
A favor
En contra
5