Turning Red

Mei Lee, una niña de 13 años un poco rara pero segura de sí misma, se debate entre ser la hija obediente que su madre quiere que sea y el caos propio de la adolescencia. 

En mediados de abril del 2002, Meilin «Mei» Lee es una valiente niña china canadiense de 13 años que vive en Toronto. Es una estudiante prodigio y tiene un séquito de amigas cercanas compuesto por Miriam, Priya y Abby. Todas ellas son fans de la boy band 4*Town. Sin embargo, la madre de Mei, Ming, espera constantemente la perfección de su hija y trata de desalentar sus intereses actuales, incluido su enamoramiento por un chico llamado Devon, que trabaja en una tienda de conveniencia. Mei y Ming pasan sus días atendiendo el templo de su familia china que reside al lado de su casa.

Para ver en streaming: la película Turning Red de Pixar en Disney Plus —  Conocedores.com

Un día, después de tener una pesadilla sobre las estatuas del Panda Rojo del templo que cobran vida, Mei se despierta repentinamente y descubre que se ha convertido en un panda rojo gigante. Después de ocultar este cambio a su madre y su padre, Jin, Mei descubre que puede volver a ser humana una vez que se calma, ya que solo se transforma cuando está bajo una gran presión emocional. Aunque Mei hace todo lo posible por ocultar la transformación, Ming, preocupada por su hija, se entera cuando sin darse cuenta la avergüenza al pelear con un guardia de seguridad frente a toda su clase, lo que hace que se transforme. Mei sale de la escuela y corre a su casa donde sus padres explican que a cada miembro femenino de su familia se le ha otorgado la transformación a causa de un antepasado llamado Sun Yee y solo puede sellarse mediante un ritual en la noche de la Luna Roja, donde el espíritu del Panda Rojo es sellado en un talismán. 

Dirigida por Domee Shi, producida por Pixar Animation Studios, Beijing Sparkle Roll Media Corporation, Tencent Pictures, Pearl Studio, One Cool Films, Alibaba Pictures y Bona Film Group y lanzada por Walt Disney Pictures. Protagonizada por Rosalie Chiang, Sandra Oh y Maitreyi Ramakrishnan

La verdad es que las películas de Disney han evolucionado a un estilo de historia muy diferente y más maduro, sobre todo a la hora de abordar los problemas de familia. Algunos detractores de esta idea ya se han levantado para confrontar las temáticas «adultas» de estas películas y Turning Red no es la excepción, aunque lo que más me sorprende son aquellos que piensan que los niños de hoy son iguales a los niños de nuestros tiempos.

En el film de la ganadora del Oscar Domee Shi conocemos diferentes complejidades que son adornadas muy ingeniosamente con ingenuidad y aventura. Turning Red no le teme a la confrontación, tanto su protagonista como la temática de la película busca hacernos entrar en las experiencias muy personales de crecimiento de la creadora y que son universalmente identificables.

Mei Lee apenas está conociendo el mundo y lamentablemente no desde los brazos de su madre que siempre ha impuesto normas o ideas absolutamente rigurosas y con muy poco sentido emocional. Mei se reconoce así misma desde muy pequeña como una niña demasiado difícil de lidiar, imagínate ahora que es un tremendo panda rojo (bastante adorable por lo demás) que no comprende lo que le está sucediendo.

Turning Red': La directora Domee Shi y la inspiración detrás de lo nuevo de  Disney y Pixar - La Opinión

Las alusiones a los diferentes cambios hormonales que sufre Mei son evidentes, pero todo acompañados de un sentido lógico sano que no debería preocupar a nadie, la película no busca ser el cuadro explicativo perfecto para los niños, pero si es realista y de la manera más sana que se pueda llegar a ser. Estos cambios son interesantes de ver porque, como ya dije, están acompañados de un gran sentido de la aventura.

Las amigas de Mei, muy diversas, también construyen un mensaje de amor, apoyo y tolerancia que son dignos de ver en las ´películas animadas, su fanatismo por la banda 4 Town le dan la alegría y energía suficiente al film para llegar a su arco final, que sorprende absolutamente, es literalmente bestial.

A cargo de la banda sonora: los ganadores del Grammy Billie Eilish y Finneas O’Connell para las canciones y el ganador del Oscar, Emmy y Grammy Ludwig Göransson para componer las partituras.

Y es que Turning Red es por sobre todo entretenida, con una propuesta noventera nostálgica y un cuadro cultural diferente combinado con el mundo actual. Está llena de momentos ridículos y otros emocionantes, conlleva un mensaje ideal de aceptación que muy poco tiene que ver con el «atrevimiento», lamentablemente, algo que no todos están dispuestos a aceptar.

Se lee mucho la palabra «sexualidad» en las opiniones de aquellos que han visto la película, pero no lo confundas, la nueva apuesta de PIXAR está lejos de ser una propuesta perturbadora o desviada. La realidad es que el acceso a la información es un foco preocupante en los niños de esta generación (cosa que ha aumentado en pandemia), pero Turning Red se toma esa responsabilidad con mucha sutileza e inteligencia.

Official trailer released for Pixar's first Asian-led feature film,  'Turning Red'

Hay mucho que se puede conversar sobre el film que se siente reflexivo, divertido y conciliador, es una propuesta muy bien ejecutada y excelentemente animada. La musicalización y la edición, todo trabajando en conjunto, construyen una historia que se entiende y se hace fácil de ver. Todo un logro.

Turning Red ya se puede ver en la app de Disney+

Turning Red
entretenida, con una propuesta noventera nostálgica y un cuadro cultural diferente
A favor
En contra
8
AllEscort