The Last Duel

Historia del duelo entre Jean de Carrouges y Jacques Le Gris, dos amigos que se convirtieron en rivales. Cuando la mujer de Carrouges, es acosada por Le Gris, algo que él niega, ella no se queda callada y lo acusa. El consiguiente duelo a muerte determina el destino de los tres.

The Last Duel o El último duelo— es una película histórica de suspenso y drama dirigido por Ridley Scott. Basada en el libro The Last Duel: A True Story of Trial de Combat in Medieval France de Eric Jager, el guion está escrito por Ben Affleck, Matt Damon y Nicole Holofcener. Damon protagoniza el papel principal junto a Adam Driver y Jodie Comer, con Affleck en un papel secundario.

Ambientada en la Francia del siglo XIV, cuenta la historia de Marguerite de Carrouges, que declara haber sido violada por el caballero Jacques Le Gris, el mejor amigo de su marido. Al no creerla nadie, su marido, Jean de Carrouges, acusa a su mejor amigo ante el rey Carlos VI, quien decide autorizar un duelo a muerte entre ambos.

Matt Damon como Jean de Carrouges

De Carrouges es un escudero que sirve en la Guerra de las Carolinas (1369-1389) junto a Le Gris, conocido por su temperamento ardiente y su destreza en el combate. Cuando de Carrouges demanda que se le entregue la tierra, el rey desestima la demanda. El conde toma represalias nombrando a Le Gris capitán de un fuerte que la familia de Carrouges había poseído durante generaciones; de Carrouges está furioso y sospecha que Le Gris ha puesto a d’Alençon en su contra. Mientras hace campaña en Escocia, es nombrado caballero por su valentía, pero al volver a casa descubre que Le Gris violó a su esposa mientras estaba sola en su castillo. Sabiendo que d’Alençon protege a Le Gris, decide retarlo a duelo.

Le Gris, un escudero de origen humilde que estudió brevemente para convertirse en monje, se gana la confianza de d’Alençon utilizando sus conocimientos de matemáticas para arreglar las finanzas del conde y cobrando las deudas que le deben sus vasallos, ganándose un puesto a su lado. Intenta utilizar su nueva posición para ayudar a de Carrouges, pero cuando d’Alençon le colma de regalos, de Carrouges siente envidia y se burla abiertamente de Le Gris, convirtiéndose en el hazmerreír de la corte de d’Alençon por sus arrebatos infantiles. Al ver a Marguerite por primera vez, Le Gris se siente atraído por ella y pronto se da cuenta de que no ama del todo a su marido, que es analfabeto y sólo la ve como un medio para conseguir un heredero. Marguerite rechaza el afecto de Le Gris a pesar de sentirse también algo atraída por él; incapaz de resistirse a su lujuria, Le Gris la visita a escondidas cuando está sola y la persigue hasta su habitación antes de violarla, creyendo que como ella también debe amarlo, no ha cometido ningún delito.

Marguerite se casa con de Carrouges y rápidamente se pone a ayudarle a restaurar su descuidada finca. Desgraciadamente, su matrimonio pronto se ve afectado por el hecho de que Marguerite no se queda embarazada. Cuando de Carrouges se marcha a Escocia, le ordena que no salga del castillo y que no deje entrar a nadie. Le Gris aparece, engaña a Marguerite para que le deje entrar y la viola. Cuando de Carrouges regresa, se enfurece y obliga a Marguerite a acostarse con él en contra de su voluntad. Marguerite pronto queda embarazada y la madre de Carrouges le advierte que no lleve a Le Gris a juicio, revelando que ella también fue violada y argumenta que lo que hizo Le Gris no es diferente. 

Review:

Caso Real.

La historia está basada en el caso real de los juicios por combate, donde se usaban los duelos hasta la muerte para determinar si una persona era culpable o inocente de cualquier crimen del que se le acusara. Este método se utiliza cuando se cometían crímenes sin testigos, lo que obligaba a cerrar el “asunto” de una forma diferente y definitiva, pensando que Dios le daría la victoria a quien estuviera diciendo la verdad.

El caso real de The Last Duel sucedió en 1368, cuando una mujer llamada Marguerite de Carrouges dijo que había sido violada por Jacques Le Gris, por lo que su esposo quiso llevar el caso ante la corte, pero fue ignorado y el juez dijo que Marguerite seguramente lo había soñado y pidió que no se investigara más.

Sir Jean de Carrouges viajó a París y pidió ayuda al rey Charles VI. Con esto, el caso llegó al Parlamento, donde se analizaron los testimonios e incluso la misma Marguerite tuvo que contar con detalle lo que le pasó, revelando una terrible historia de violación por parte de Le Gris y otro hombre. El Parlamento no pudo decidir, así que se permitió que un juicio por combate, que ya eran extremadamente raros, tuviera lugar. Si su esposo ganaba, Marguerit podría probar que decía la verdad, pero, si él perdía, sus acusaciones serían tomadas como falsas y ella acabaría condenada a morir.

Un impactante relato contado en tres partes, cada uno exhibiendo los hechos desde diferentes puntos de vista o percepciones. Esto hace que la historia nunca se sienta completamente certera, que como en aquellos tiempos, la incertidumbre de la verdad era algo que solo los protagonistas podían aseverar.

Las actuaciones son increíbles y la dirección de Ridley Scott, que regresa este año por partida doble, te lleva por un relato hermoso y tensamente construido. Pero creo que no es hasta que te topas con el poder de Jodie Comer que todo decanta en su lugar. Su actuación traspasa y conmueve, juega con tus asunciones y logra describir la angustia y el miedo que se vive en ese lado del cuestionamiento, asombrosa.

Lo único que podría sentir que no fue lo suficientemente impactante fue la banda sonora, que si bien no es mala (para nada) pensé que podría llegar a ser mucho más partícipe.

La ambientación es tan cruda como se pudiera esperar en una época llena de enfrentamientos a muerte y dictatorias abusivas. Y Ridley nos regala una de las secuencias de enfrentamiento (duelos a muerte) más impactante que hayamos visto.

Hay varias versiones sobre como se vivió esta historia en la realidad y el film funciona como un excelente contador de esas realidades, no pretende ser certero y deja mucho al espectador en cuanto a cuestionamientos. Vale la pena ese recorrido.

Hay solo una pregunta que importa, ¿juras por tu vida que estás diciendo la verdad?

The Last Duel
Un clásico historico instantaneo.
Nota de lectores0 Votos
4
AllEscort