Chernóbil: la película

Un bombero se jubila para comenzar una nueva vida, pero el desastre de Chernóbil lo obliga a enfrentarse, de nuevo, cara a cara con la muerte.

Inspirado en la tragedia real de la central nuclear de Chernóbil que explotó el 26 de abril de 1986 cerca de la ciudad de Prípiat, cuenta el heroico trabajo de los liquidadores y las consecuencias del desastre soviético. Pero no recrea la cronología de esos trágicos hechos, y algunos de sus personajes, pese a estar inspirados en personas reales, son ficticios.

Alexey Karpushin (Danila Kozlovski) es un personaje conflictivo, porque a pesar de estar viviendo una situación en la que todos podemos empatizar con él, la historia se encarga de enredarlo en sus propias emociones. Cuando descubre que ha sido padre la reacción que sigue a dicho descubrimiento es inusual y bastante escasa para los espectadores, no llegamos a entender cómo se siente o qué se busca entender.

Lo mismo pasa cuando se reencuentra con su amor o abandona su trabajo después de tantos años, los conflictos internos y los externos nunca se alinean hasta que decaen en una situación inestable.

Chernóbil: La Película | Bogart Magazine

Es verdad que llegamos a palpitar su desesperación hacia el final, la necesidad de volver al lugar de la explosión para obtener los recursos urgentes que necesita es el acto más desistenresado de todo el film, pero se siente poco emotivo debido a la falta de expresión que presenta.

Ni sabes realmente si es un film tributo o no, obviamente eso es lo que busca descifrar hacia el final, pero durante sus primeros arcos la película está llena de vacíos que no aportan en nada dándole una extensión poco afortunada. Al no conectar se vuelve lenta, sin propósito y algo aburrida.

Primer trailer de 'Chernobyl: Abyss', la película creada en Rusia que  quiere contar una historia diferente a la serie de HBO

Meduza, un periódico en línea de Letonia, escribió: «la mujer más fuerte de Chernóbil es la joven de 26 años Ksenia Sereda, la directora de fotografía». El estreno en Rusia estaba programado para el 8 de octubre de 2020, pero se pospuso debido a la pandemia de COVID-19. Finalmente, sucedió el 15 de abril de 2021 y terminó coincidiendo con el 35 aniversario de la tragedia.

Es difícil cuestionar este tipo de películas por su peso histórico, pero es innegable que su deseo de destacar a aquellos que triunfan más que a aquellos que son culpables es su primera necesidad. Contar una versión más patriota que haga recordar la tragedia desde el lado de la gente que se levanta tras la tragedia más que mostrar a los culpables que deberían jurar nunca más volver a cometer ese error. 

Chernóbil: la película
Al no conectar se vuelve lenta, sin propósito y algo aburrida.
2
AllEscort