Audition

Audition es considerada por muchos como la «obra maestra de Takashi Miike», esta historia perturbadora cuenta con una de las escenas más insoportables de tortura en la historia del cine. Es repugnante de la mejor manera posible, el prolífico Miike va a la yugular aquí, y él se adentra en una temática controversial. Especialmente para los japoneses de la época.

Audition (オーディション, Ōdishon) es una película de terror japonesa de 1999 dirigida por Takashi Miike y protagonizada por Ryo Ishibashi, Eihi Shiina, Tetsu Sawaki, Jun Kunimura. Está basada en una novela de Ryu Murakami (la cual también ha sido adaptada para la pantalla grande por Daisuke Tengan, hijo del gran realizador japonés Shohei Imamura, y director de AIKI), quien junto a Haruki Murakami, son considerados los dos escritores actuales más populares del panorama literario japonés.

Siete años después de la muerte de su mujer, Aoyama, un ejecutivo en una compañía, decide que es hora de buscar una posible futura esposa siguiendo los consejos de su hijo de que ya es tiempo de volver a casarse. Un amigo, que ejerce de director y productor de cine, le recomienda realizar una audición para una actriz tomando en cuenta las características que a él le gustaría encontrar en su posible esposa. De entre todas las candidatas que se presentan, se fija en Yamazari Asami, una joven mujer con experiencia en ballet que en la entrevista parecía muy tímida.

El día de la audición ella es la última persona a la que ve y siente atracción hacia ella. Antes de salir anota los datos de su ficha, se contacta con ella y la invita a cenar. Toman una copa y luego van a la casa de él. Una vez allí, se ve cómo él flirtea con ella, hasta que se van a la habitación. Al día siguiente, él despierta solo, y cree que ella se ha ido. Él insiste en llamar otra vez días más tarde preocupado por haber parecido demasiado atrevido. Cuando lo hace, Asami deja conscientemente que suene el teléfono unas cuantas veces antes de cogerlo. Más tarde, ella está sola en una habitación oscura. Bueno, no totalmente sola, también está lo que parece un hombre, dentro de un saco.

Audition ha sido catalogada como una película que toca temas feministas y misóginos. La película muestra en Aoyama rasgos y comportamientos que se podrían considerar sexistas: una lista de los criterios para que su novia se reúna, y el formato de la audición del Phoney que él utiliza para su futura esposa.

En Audition, el personaje de Asami es víctima de maltrato infantil. Colette Balmain, en su libro Introduction to Japanese Horror Film, describió a Asami como «sólo una cara más de las mujeres agraviadas en la cultura japonesa… Son víctimas de la represión y la opresión, y sólo permanecen la muerte y la soledad para ellas». El crítico de la película Robin Wood escribió que a través del abuso infantil, Asami enseña que el amor y el dolor deben ser inseparables.

En el film el público es llevado a identificarse con Asami a través de esta victimización y, también, lo que Stephen LeDrew describió como una «sociedad patriarcal japonesa».

Elvis Mitchell (The New York Times) indicó que el tema de la película era: «la objetivación de mujeres en sociedad japonesa y el horror de la espejo-imagen de la retribución que podría crear».

A Audition se le atribuye hoy el mérito de allanar el camino para lo que ahora llamamos el género de «tortura porno», especialmente las franquicias Hostel y Saw. Por supuesto, no fue el creador del género, pero Audition popularizó el estilo en términos de ficción de terror moderna y desató una ola de películas con una estética similar en la década de 2000.

Sin embargo, a diferencia de muchos imitadores, esta película trae la historia primero y termina el suspenso y la tensión de manera brillante. En lugar de servir sangre al principio, la historia comienza inocentemente y avanza hasta convertirse en una pesadilla.

En cuanto a Takashi Miike, es trágicamente desconocido y subestimado en el hemisferio occidental. Sus créditos como director se extienden a más de cien proyectos. Dentro de la industria cinematográfica japonesa, ha ganado 32 premios y ha sido nominado a 49 más. Su influencia es tangible en la cultura cinematográfica de todo el mundo; Quentin Tarantino ha llamado a Takashi Miike «uno de los mejores directores vivos del mundo».

Audition
la historia comienza inocentemente y avanza hasta convertirse en una pesadilla.
Nota de lectores0 Votos
4
AllEscort